Javier Sánchez Robres, “Lo que queda”